sábado, 5 de mayo de 2012

Órganos sexuales masculinos: internos y externos

También en el Aparato Reproductor masculino podemos distinguir órganos sexuales internos y externos.

Los órganos sexuales internos se encargan principalmente de la elaboración del semen y la maduración de los espermatozoides. Sus partes son: epidídimo, conducto espermático, conducto deferente, conducto eyaculador, uretra, cuerpo cavernoso y cuerpo esponjoso, vesiculas seminales, próstata, prepucio,  glande, gametos y espermatozoides. Todas cumplen con una función. 

Epidídimo: Es la estructura ubicada sobre los testículos, formada por un tubo enrollado que sirve como lugar de almacenamiento y maduración de los espermatozoides producidos por la gónada masculina. Los espermatozoides son capaces de ser almacenados y conservar su fertilidad dentro del epidídimo por un período de 42 días aproximadamente. Al cabo de este tiempo son reabsorbidos o eliminados.

Conducto espermático: Corresponde al camino que recorren los espermatozoides hasta el exterior del cuerpo masculino. Se distinguen en él las siguientes porciones:

Conducto deferente: porción del tubo que va desde el epidídimo hasta el lugar de llegada de las secreciones de las glándulas seminales.

Conducto eyaculador: porción del tubo que pasa por el interior de la próstata.

Uretra: última porción del conducto. Corresponde a la zona que es común para el sistema reproductor y urinario y termina por recorrer el interior del pene.

Cuerpo cavernoso y cuerpo esponjoso: Estos órganos le confieren al pene la capacidad de erección la cual le permite penetrar en el interior de la vagina y depositar en ella el semen.

Vesículas seminales: Son dos glándulas, alrededor de la vejiga, que producen y vierten un líquido viscoso llamado semen, el cual contiene agua y nutrientes para los gametos masculinos.

Próstata: Es una glándula única que aporta sustancias especificas que favorecen la supervivencia de los espermatozoides.

Prepucio: Es un repliegue de piel que recubre el glande.

Glande: Parte terminal del pene.

Los gametos:
Son cada una de las células sexuales masculina (espermatozoides) y femenina (óvulos) que al unirse forman el cigoto. Los órganos que producen los gametos se llaman gónadas.
Los Espermatozoides: En general, el espermatozoide es una célula pequeña y móvil que consta de una cabeza y una cola. En la cabeza, cerca de la punta, se observa el acrosoma, donde se acumulan las vesículas de Golgi que forman enzimas hidrolíticas para permitir al espermatozoide penetrar al óvulo. En la pieza intermedia se disponen las mitocondrias, que proporcionan energía suficiente al flagelo para permitir su desplazamiento hasta encontrarse con el óvulo.
El tiempo de vida de los espermatozoides es muy variado. Los espermatozoides se forman en el interior de los testículos, específicamente dentro de los tubos seminíferos. Las paredes de estos tubos se encuentran tapizados de unas células diploides conocidas como espermatogonias.
Las espermatogonias se dividen muchas veces por mitosis para dar origen a nuevas espermatogonias, pero algunas se transforman en espermatocitos primarios que al dividirse por meiosis generan espermatocitos secundarios los cuales llevan a cabo la segunda división meiótica y reciben el nombre de espermátidas haploides. Las espermátidas modifican notablemente su estructura para transformarse en espermatozoides funcionales.



La función de los órganos sexuales externos; es la producción de espermatozoides y la introducción del semen en el aparato reproductor femenino para que se realice la fecundación. Sus partes son: Los testículos, escroto o bolsa escrotal y el pene. Cada una de sus partes cuplen con una función.

Testículo: Corresponden a las gónadas masculinas, es decir, son los órganos productores de espermatozoides o gametos masculinos. Los espermatozoides son las células que están destinadas a fecundar el gameto femenino y formar así al nuevo ser humano. Los testículos cumplen además la función de producir la hormona masculina llamada testosterona, la cual es la responsable del desarrollo de los caracteres sexuales secundarios del hombre. La testosterona es, la responsable del cambio de voz, del desarrollo muscular, del crecimiento de la barba y del bigote, etc.
Los testículos son dos, se encuentran por fuera de la cavidad abdominal en el interior de una bolsa de piel llamada escroto. La ubicación exterior de los testículos es importante ya que se evita una alteración en la formación de los espermatozoides debido a la elevada temperatura corporal.
El funcionamiento del testículo está regulado por la acción de hormonas producidas en la hipófisis, glándula endocrina reguladora de muchas funciones corporales. Estas hormonas comienzan a producirse en la pubertad y continúan durante toda la vida adulta. Un hombre adulto es capaz de producir más de 100 millones de espermatozoides diarios; ésos se mueven gradualmente hacia el epidídimo.

Escroto o Bolsa Escrotal: Es la piel que recubre los testículos además de un sistema de refrigeración para la formación de espermatozoides.

Pene: Es el órgano de la cópula, está formado por tejido esponjoso y vascular que permiten su erección, así los espermatozoides pueden ser depositados en el interior del sistema reproductor femenino.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada